Guía para contratar una empresa ecológica de control de cucarachas para viviendas

El control de plagas es un asunto muy serio. En el momento en el que se detectan insectos, cucarachas, ratas, así como otras plagas, conviene actuar cuanto antes para evitar que proliferen. El gran problema es que tienen una alta capacidad para reproducirse en muy poco tiempo. Además, son una fuente de enfermedades y podrían causar graves pérdidas materiales.

Una empresa especializada en la desinfección de plagas es lo más recomendado, como esta empresa de control de plagas Madrid. Ahora bien, es importante que utilice soluciones ecológicas.

El hecho de apostar por una empresa ecológica nos permite poner nuestro pequeño granito de arena a la hora de reducir la contaminación del medio.

Para ayudarte a tomar la decisión, hemos preparado una guía con algunos de los consejos que deberías sopesar:

¿En qué debemos basarnos para contratar una empresa para el control de cucarachas?

1.     Registro

Lo primero que debes hacer es comprobar que la empresa sea legal. Puedes comprobar los registros sanitarios de la comunidad (ROESB) para determinar si está registrada en ellos.

Las empresas sin licencia se presentan como una solución más ecológica, pero no nos dan ninguna garantía. Si no consiguen eliminar la plaga, o si provocan cualquier deterioro en el proceso, no tendremos muchos recursos legales para actuar.

2.     Productos de máxima calidad

Los productos biocidas que debe utilizar la empresa tendrían que ser siempre de la máxima calidad posible, y asegúrate de que sean ecológicos antes de contratarlos.

Olvídate de aquellas empresas low cost, ya que seguramente estarán recortando en tarifas ofreciéndote un producto de muy baja calidad. No solo puede no cumplir con su cometido, sino que resultarán altamente contaminante, con las consecuencias que esto incurrirá en el medio ambiente, incluso en nuestra salud.

3.     Exige contrato y lee bien las cláusulas

La única forma de poder obligar a la empresa a que cumpla con lo estipulado es si se detalla un contrato. En este contrato debe figurar como se va a llevar a cabo el trabajo, que productos se van a utilizar, los plazos y, por supuesto, el coste del servicio.

Ten cuidado con esto, ya que algunas de las malas prácticas que llevan a cabo este tipo de empresa es introducir cláusulas ocultas en donde se indica que tendrán que volver en varias ocasiones para que el tratamiento sea efectivo, y el coste de cada visita no será barato.

4.     Olvídate de los tratamientos rápidos

No existen tratamientos rápidos en este tipo de trabajo. Si funcionan, será pura suerte. En el caso de que no funcione, el problema podría agravarse y no nos quedaría otra que contratar a una segunda empresa para que solucione los errores de la primera, y esto nos saldrá muy caro.

Confía en fumigame, tu empresa de fumigación de cucarachas Madrid y estarás cubierto ante estas tediosas plagas. Actuarán cuanto antes, encontrarán la mejor solución en tu caso y podrás estar seguro de que la plaga desaparecerá para siempre.

¿Te gustó este artículo?