Guía para elegir radiadores de aceite baratos

 

Los radiadores de aceite se caracterizan por calentarse gracias a la presencia de una serie de resistencias en el interior. Estas tienen la particularidad de dar calor a un determinado fluido, que suele ser aceite, el elemento que será el encargado de distribuir la temperatura a lo largo del entorno. La principal diferencia de un radiador eléctrico es que estos, o bien funcionan solamente con el uso de estas resistencias, o bien emplean un ventilador, mientras que los modelos de aceite pueden hacer que la temperatura se mantenga estable durante mucho más tiempo, pero el gasto será más o menos el mismo.

Guía de compra

Si tenemos un radiador de aceite, o eléctrico de 2000W, el consumo será el mismo, con independencia del tipo. Sin embargo, la mayoría de las personas piensan que los de aceite gastan menos; no es que gasten menos, si no que mantienen más tiempo la temperatura, por lo que son una buena opción para cuando llega el invierno.

Si te preguntas cómo funcionan los radiadores de aceite, debes de saber que el aceite interno se calentará a través de una resistencia interna, este calor conseguirá que se eleve la temperatura de la estructura para que luego sea trasladada al exterior. Una vez que esto ocurra, la temperatura del líquido aguantará mucho tiempo, incluso aunque no lo tengamos conectado a una toma eléctrica.

Principales ventajas de comprar un radiador de aceite

Económico

Una de las características diferenciadoras de los radiadores de aceite es que, en comparación con otros sistemas de calefacción, cómo los calefactores de calor azul, el precio es más reducido. Podemos encontrarnos en el mercado a partir de los 70€ (los modelos más baratos), aunque algunos pueden subir por encima de los 150€ fácilmente.

Silenciosos

Otra de sus ventajas es que son muy silenciosos; no emitirán ruidos o zumbidos, a diferencia de otras opciones.

Fáciles de llevar

Suelen ser modelos compactos, portátiles, fáciles de llevar de un lado a otro. Podrán emitir calor en aquellos lugares en los que simplemente haya un enchufe. En otras palabras, no necesitan de instalación.

Cómo los radiadores eléctricos, disponen de un termostato que nos ayuda a programarlos; por ejemplo, podemos programar que se enciendan un poco antes de que lleguemos a casa de trabajar, para encontrarnos la casa calentita, o bien que se apaguen al cabo de un tiempo después de que nos vayamos a la cama.

Mínimo impacto en el medio ambiente

No generarán residuos, por lo que el impacto en el medio será reducido, casi inexistente. El aceite que tienen en su interior está comprendido en una serie de bobinas de las que nunca va a salir. Nunca se quemará, por lo que no se tendrá que reemplazar o recargar cada cierto tiempo.

Mínimo mantenimiento

El único mantenimiento que requerirá es limpiarlo de vez en cuando, además de darle un uso adecuado. Además de eso, no habrá que hacer nada más.

Conservación de calor

Tienen la capacidad de conservar el calor durante un cierto tiempo desde el momento en el que se apagan; calcula entre los 45 y los 60 minutos aproximadamente.

¿Algún inconveniente?

Si tenemos que ponerles algún pero, diremos que tardan un poco en calentarse; pueden que no tarden en estar listas para que sintamos algo de calor. Además, no se recomienda para usar cómo único sistema de calefacción en el hogar; si es para calentar una pequeña estancia, cómo el salón, nos servirá. Si es para calentar toda la casa, nos hará falta un sistema de calefacción mucho más avanzado.

 

¿En qué nos tenemos que basar para comprar un radiador de aceite?

  • Potencia: Lo primero que deberíamos de analizar es la potencia del termostato. Esta potencia, de la misma manera que en el resto de modelos de radiadores, se medirá en vatios. Deberíamos de apostar por un modelo cuya potencia esté comprendida entre los 1000 y los 4000W; menos de estos valores no valdrá la pena, ya que puede que no sintamos el calor adecuado. Más potencia puede ser excesiva.

 

Hay que tener en cuenta que cuanta mayor sea la potencia, mayor será el consumo asociado.

 

  • Termostato: El termostato es un componente interno del radiador que tiene la capacidad de mantener la temperatura una vez se haya alcanzado la deseada. Gracias al mismo, podemos estar calentitos incluso aunque la temperatura del exterior sea extrema. En el momento en el que haya una variación de temperatura, el termostato se activará para poder regularla, y se volverá a desconectar cuando haya alcanzado la deseada.
  • Eficiencia energética: Teniendo en cuenta lo mucho que ha subido la luz en los últimos años, el consumo del radiador debería de ser evaluado. Lo más interesante es adquirir un radiador de aceite de bajo consumo, con certificación mínima de A, aunque es recomendado que sea A+ o A++. El único problema de estos radiadores es que el precio es algo elevado… sin embargo, si nos ponemos a echar cálculos, nos daremos cuenta de que nos sale rentable.
  • Alcance (superficie): Para saber si el radiador se adaptará a la zona en la que queremos colocarlo, habrá que evaluar este valor. Por ejemplo, podemos elegir un radiador de aceite con alcance para 20 metros cuadrados, de 30 metros cuadrados, 40, 50, etc. Si elegimos un modelo que no tiene alcance para cubrir la zona en cuestión, o bien nos decantaremos por una opción superior, bien compramos dos, o bien utilizamos un sistema de calefacción diferente.
  • Número de elementos: Los radiadores de aceite están compuestos por una serie de recovecos que utiliza el aparato para distribuir el calor de manera uniforme. La teoría nos dice que cuanto más agujeros tenga, mejor distribución de la temperatura logrará.

¿Cómo calcular el consumo de un radiador de aceite?

El consumo de cada radiador puede ser distinto, ya que dependerá de toda una serie de variables. Sin embargo, vamos a hacer los cálculos aproximados.

Imaginemos que hemos comprado un modelo que consume 1000W.

Primero se divide esta cantidad entre 1000 y la convertimos en kilowatios, así tenemos la cantidad de 1kw. Ahora supongamos que vamos a usar el radiador durante un tiempo de 5 horas.

Multiplicamos 5 x 1 x 0,157776 y nos da como resultado unos 0,7€. Esto quiere decir que consumirá 70 céntimos cada 5 horas.

Cuanto más potencia tenga y más tiempo lo usemos, más tendremos que pagar en la factura de la luz.

 

Ahora que ya conocemos las principales particularidades de los radiadores de aceite, vamos a analizar los mejores modelos del mercado.

 

Comparativa de los mejores radiadores de aceite 2017

 

Radiador de aceite Aigostar Hotwint 33ICZ

Este radiador nos da la capacidad de elegir la potencia entre 3 posiciones diferentes (600, 900 y 1500W). Incluso hasta dispone de termostato, para poder controlar la temperatura en todo momento, incluso si hace mucho frío.

Una de sus características más destacadas es que dispone de un peso muy ajustado, de tan sólo 9kg, lo que nos permitirá llevarlo a dónde queramos sin complicarnos la vida. Se ha diseñado con materiales de gran calidad, con hierro sofisticado que se mantendrá siempre en las mejores condiciones.

Para evitar cualquier tipo de accidente, el aparato dispone de un sensor que detectará el nivel de inclinación: si este fuera superior a los 45º, el sensor se desconectará automáticamente. Además, dispone de certificados de tipo RoHS y GS, lo que nos hace confiar todavía más en el aparato.

Tiene un precio bastante reducido, por lo que es perfecto para poder adaptarse a tu bolsillo, aunque tu presupuesto sea ajustado.

Radiador Fagor RN2500

El siguiente modelo de radiador de aceite se nos presenta con una potencia de 2500W; sin embargo, para adaptarse a días muy fríos o que no lo son tanto, el aparato se puede regular entre hasta 3 posiciones. Tiene un tamaño de 55 x 15 x 67,5 cm y su peso de 12kg; esto nos garantiza que podemos colocar el radiador dónde se nos antoje, sin complicaciones y sin necesidad de disponer de mucho espacio. Esto se combina a la perfección con sus ruedas multidireccionales, por lo que podremos llevarlo fácilmente.

No nos tendremos que preocupar por el hielo, ya que este modelo se ha diseñado a prueba del mismo, evitando que se pueda llegar a congelar cuando la temperatura baja en exceso.

Cómo ya sabes, Fagor está considerada como una de las mejores marcas de a lo largo del mercado; esto nos garantiza que podemos confiar en el aparato, que realmente cumple con lo que promete.

Para complementar todo lo anterior, debes de saber que es un modelo bastante barato, siguiendo la misma línea que el anterior. Muy recomedado.

Radiador de aceite Delonghi Dragon TRD04-1025

Podemos regular la potencia de este radiador de aceite entre 3 posiciones: 1500W, 2000W, 2500W, logrando la adaptación perfecta en cualquier caso. Eso si, habrá que considerar que tardará un poco en calentarse, por lo que no es la mejor opción si queremos un calentamiento rápido en cualquier parte.

Una de sus claves es que dispone de un termostato avanzado que mantendrá la temperatura deseada una vez que la haya conseguido; este termostato tan solo se activará una vez que se varíe la temperatura, por lo que ayudará a reducir el consumo asociado.

Además, también se puede utilizar en invierno, ya que dispone de un ventilador que logrará refrescar en cierta manera el ambiente. Eso si, no es un aparato de aire acondicionado, por lo que no se puede utilizar de esa manera.

Sus dimensiones son de 52 x 16 x 65 cm y cuenta con un peso muy reducido de 2,5kg. La idea es que lo podamos conectar en dónde se nos antoje; lo único que necesitaremos tener es un enchufe disponible.

Se ha diseñado en materiales de calidad, combinando acero inoxidable con plástico. Además, su estructura está diseñada en un color blanco elegante que nos cautivará desde el primer momento, además de adaptarse a la perfección a cualquier condición de espacio.

Para complementa todas estas características, debes de saber que dispone de ruedas que facilitarán el movimiento.

Última actualización: noviembre 18, 2017 3:07 pm

Radiador de aceite Delonghi V550920

El siguiente modelo de radiador tiene una potencia de 2000W, fabricado con material acero inoxidable, considerado como uno de los modelos más económicos de páginas como Amazon, pero sin sacrificar en calidad.

El cable que tiene se puede almacenar en un compartimento interno, evitando que se produzca ningún tipo de accidente, sobre todo en niños o en animales.

Se calienta de manera rápida, por lo que es más que perfecto para adaptarse hasta a los día más fríos del invierno.

Sus dimensiones son de 45 x 14 x 64 cm, y  tiene un peso ajustado de 12kg. Además, de la misma manera que todos los modelos anteriores, dispone de un sistema de termostato que controlará la temperatura en todo momento.

Si echamos un vistazo a las opiniones de este radiador de aceite, nos daremos cuenta de que la gran mayoría de las mismas son buenas, por lo que podemos asegurar que cumplirá con lo que esperamos de este modelo.

110,00
Envío gratuito
Última actualización: noviembre 18, 2017 3:07 pm

Radiador de aceite AEG RA 5522

Y terminamos con este modelo de radiador, caracterizado por disponer de una elevada potencia, además de un avanzado termostato con el que se controlará en detalle la temperatura. Este control se puede hacer entre 3 niveles: 1000, 1200 y 2200W. Otra de las características de este modelo es que dispone ruedas multidireccionales, perfectas para ubicar el radiador en dónde queramos, sin necesidad siquiera de tener que cogerlo en brazos, además de para adaptarse a cualquier terreno.

Además, este radiador se ha diseñado en materiales de la más alta calidad, por lo que está pensado para darle un uso intensivo, consiguiendo que siempre esté en las mejores condiciones.

Sin embargo, si le podemos poner alguna pega, en algunas opiniones de este modelo descubrimos que la pintura exterior no es de muy alta calidad, por lo que deberíamos de tener cuidado con este punto.

Última actualización: noviembre 18, 2017 3:07 pm
Resumen de lo que has leído
Artículo
Los mejores radiadores de aceite baratos 2017
Valoración global
51star1star1star1star1star