Guía para elegir bicicletas eléctricas

Una bicicleta eléctrica es bastante similar a una clásica de toda la vida, pero con la particularidad de que estas primeras han sido pensadas para poder agregar equipamiento como un motor y una batería recargable, controladores, sensor de pedaleo, baterías recargables, así como otros componentes que pueden facilitar la marcha.

Guía de compra

Si estás pensando en comprar una bicicleta eléctrica, te darás cuenta de que existen muchos modelos en el mercado, fabricados de la mano de marcas de calidad, así como de otras no tan interesantes.

Hemos preparado esta completa guía para que puedas elegir el modelo de bicicleta eléctrica que más te interese.

 

¿Cómo funcionan las bicicletas eléctricas?

 

 

El funcionamiento de una bicicleta eléctrica es bastante sencillo de comprender: realizan su acción gracias al o que se conoce como P.A.S. o Sistema de Pedaleo Asistido.

Se trata de un mecanismo que tiene la habilidad de poder detectar la velocidad a la que se lleva acabo el pedaleo, o la fuerza que se transmite a los propios pedales.

El objetivo del mecanismo es conseguir detectar la velocidad a la que se está pedaleando. Completa su acción gracias a la presencia de un controlador eléctrico que le da energía al motor, y que ayuda a que la bicicleta logre llegar a la velocidad correcta. En el momento en el que ya no pedaleemos, no se pulse el freno, el mecanismo será detenido y el motor ya no funcionará.

La gran ventaja de una bicicleta eléctrica es que no hace falta que estén activadas en todo momento, pudiéndolas desconectar cuando queramos para convertirlas en una bicicleta normal. Eso si, habrá que considerar que pesan más al llevar el peso del motor.

Otra de ventajas de comprar bicicletas eléctricas es que son plenamente respetuosas con el medio ambiente, no emitiendo gases contaminantes o nocivos. Además, hablando en términos energéticos, son muy económicas, ya que tienen un consumo de 1kw/h /100km (aunque esto es aproximado ya que dependerá de cada modelo en cuestión). Si comparamos estos datos con los que nos pueden ofrecer el resto de vehículos eléctricos, como puede ser un coche, estás nos salen por un coste mucho más económico.

Gracias a las últimas innovaciones, ahora podemos encontrar bicicletas eléctricas que tienen baterías con autonomía para llegar, incluso, a recorrer unos 100km.

También existen modelos plegables.

Elegir una bicicleta plegable es una buena opción para poder llevarlo a cualquier parte, ocupando el mínimo espacio posible en el maletero.

 

 

Consideraciones a tener en cuenta a la hora de comprar una bicicleta eléctrica

 

Reglamentación

 

Lo primero en lo que nos tenemos que basar para elegir bicicleta eléctrica es que esté homologada porque, de lo contrario, el hecho de tan solo usarla podría suponer riesgos importantes. Debería de respetar como mínimo los siguientes puntos:

-Tener un motor con un empuje máximo asociado de 250 vatios.

-La asistencia se tendría que cortar cuando se llega a los 25km/h.

-La asistencia se debería de llevar a cabo como un complemento al pedaleo, pero no como un suplemento.

-También debe de tener pedales (esto es algo lógico porque, en caso de no tenerlos, estaríamos hablando de una moto o de un ciclomotor).

 

Tipos de bicicletas estáticas

 

En el mercado existen principalmente los dos tipos siguientes de bicicletas estáticas:

 

Eléctricas de serie

 

Son aquellos modelos que ya tienen el motor integrado de origen. Tienen un problema y es que, en el caso de que se averíe, encontrar piezas puede ser bastante complicado y también los recambios son más caros.

 

Tradicionales con kits ya instalados

 

Por otra parte, nos encontramos con estas bicicletas que ya disponen de un motor adaptado, consiguiendo hacer la transformación en una bicicleta eléctrica de inmediato.

La ventaja es que nosotros podremos elegir cuando le queremos agregar el motor a la bici.

Ahora bien, en el caso de que no tengamos un kit de conversión, habrá que pagar por la instalación del propio motor, y ya te aseguramos de que esto no va a ser demasiado económico precisamente.

 

¿Dónde se sitúa el motor?

 

Dependiendo de la localización en la que se pueda encontrar el motor, la estructura tendrá una mayor o menor estabilidad. Por ello, lo podemos encontrar situado en 3 zonas diferentes.

 

  Motor tipo Hub (rueda delantera)

 

El motor situado en la rueda delantera tiene la ventaja de que proporciona a la bicicleta eléctrica un tipo de tracción 2 x 2. Sin embargo, hay que considerar una de las pegas de este sistema y es que incrementarán el peso en la dirección, por lo que controlarla puede ser algo complejo.

Por lo general, no es una bicicleta que se recomiende para el deportista iniciado.

 

                              Motor tipo Hub (rueda trasera)

Esta opción de disposición de motor suele ser la más característica y económica, además de que, si se produce alguna avería, la reparación de la misma suele ser más económica.

Sin embargo, no son tan rápidas como las de la opción anterior: la razón de ello es que disponen de sensores de movimiento o de velocidad, que ayudan a que se envíe una señal al controlador y que este active el motor. Este procedimiento entraña una cierta diferencia de tiempo, que se traduce en una pérdida importante de velocidad.

 

Motor situado en la zona central

 

Por último, nos encontramos con el motor situado en la zona central, teniendo la ventaja de darnos una buena ayuda a la hora de pedalear sin que esta tarde mucho en llegar. Es una buena opción para que la bicicleta pueda subir en pendientes y pararse cuando deba (por ejemplo, en semáforos).

Otra de sus ventajas es que logran el equilibrio de gravedad en un punto exacto, haciendo que conducirlas sea mucho más simple. Además, el motor no se activará a no ser que estemos pedaleando, lo que evitará que se desgaste la batería de forma inútil, alargando su tiempo de vida de una forma considerable.

Sin embargo, como única desventaja a considerar tenemos que saber que comprar estas bicicletas eléctricas nos puede salir por un precio más caro y, además, si las tenemos que reparar, las reparaciones serán mucho más costosas ya que todas se sitúan en el mismo sitio.

Autonomía

 

Probablemente es el elemento más característico cuando vamos a elegir una bicicleta eléctrica ya que, dependiendo de su autonomía, podremos cubrir más o menos terreno.

Entre todos los tipos de baterías que hay, deberíamos escoger una que fuera de material ion-litio que, aunque puedan costar algo más, son más ecológicas respetando las emisiones al medio ambiente. También existen aquellas baterías que han sido fabricadas de la mano de diferentes aleaciones de materiales como plomo o níquel, pero estas son mucho más pesadas y más tóxicas.

Deberías de elegir un modelo que te permita circular el máximo tiempo posible sin tener que estar cargando cada dos por tres.  La autonomía dependerá de la batería se vaya a elegir, por lo que no conviene tomar esta decisión a la ligera.

Existe una fórmula que establece esta relación:

Autonomía (km) = (Voltios X capacidad de la batería x Velocidad máxima) / potencia del motor.

Si resolvemos la ecuación con los datos que tenemos, conseguiremos saber la autonomía exacta.

 

 Peso

 

El peso tiene mucho que decir a la hora de elegir un modelo de bicicleta eléctrica. Cómo ya hemos comentado, la bicicleta no debe de pesar más de 40kg. Dependiendo del uso que se le vaya a dar, tenemos estas clasificaciones:

 

Materiales para usar en el entorno urbano/afueras

 

Aluminio 6061: Está pensado para usarse tanto en entorno urbano como en las afueras.

-Aluminio 7005: Es el tipo de material con el que se construyen las bicicletas de carretera, normalmente para usarlas a nivel urbano.

-Acero: El material acero es muy resistente, pensado para poder darle a la bicicleta un uso intensivo. Sin embargo, hace que la bicicleta se vuelva más pesada.

 

Ergonomía

 

La bicicleta se debería de adaptar a las necesidades del ciclista, ofreciéndole la máxima comodidad en el momento en el que se vaya a usar. Aquí se deben de evaluar criterios como el material del asiento, o bien el que se usan en los manillares para dar sujeción a las manos.

 

Recambios

 

Tenemos que considerar que las bicicletas eléctricas funcionan de la misma forma en la que lo hacen los coches y las motos, teniendo ciertos accesorios y piezas que se pueden desgastar con el paso del tiempo. Lo cierto es que algunas de las piezas son similares a las que tienen las bicis tradicionales, pero también es verdad que existen algunas relacionadas con el motor que pueden ser más o menos fáciles de encontrar.

No estaría de más echar un vistazo al fabricante de la bicicleta en cuestión para ver si dispone de piezas de recambio. De esta forma, si el motor se estropea, podremos arreglarlo.

 

Las mejores marcas de bicicletas eléctricas

 

Moma: Se especializan en el ámbito de las bicicletas eléctricas, siendo una de las marcas más recomendadas. Esta marca se ha hecho popular atendiendo a las exigencias por parte del cliente, ofreciendo un extenso surtido de modelos a nuestra disposición.

 

E-Totem: Otra marca que destaca por su especialización; dispone de modelos para todos los gustos, así como para todos los bolsillos. Apuesta por la calidad, por el estilo y por la más alta modernidad.

 

Comparativa de las mejores bicicletas eléctricas baratas del mercado

 

Bicicleta eléctrica Plegable SG

 

Este modelo tiene la virtud de ser de los más económicos que existen. Tiene una batería que es capaz de conseguir una autonomía de unos 18km aproximadamente, perfecta para usar en el día a día. Además, se carga en unas 7 horas.

Logra una velocidad de entre 20-25km/h y es resistente a las condiciones atmosféricas extremas, como a la lluvia o a la humedad extrema.

Por último, tienes que saber que este modelo ha sido diseñado especialmente para ti, por lo que podemos encontrarlo en un amplio surtido de colores para llevarnos a casa el que más nos guste.

 

Opinión del cliente

 

 La gran mayoría de los modelos de bicicletas eléctricas no llegan ni a la mitad de velocidad ni de autonomía. Aposte por SG y estoy satisfecho con la compra

 

Bicicleta eléctrica E-Bike

 

Esta otra propuesta ha sido fabricada con materiales de muy alta calidad, preparada para poder disfrutar de increíbles paseos con la mínima emisión al medio ambiente, por lo que es un modelo muy ecológico. Se ha elegido como material base el aluminio, logrando un peso muy reducido que potencia la autonomía.

Con su batería de última generación, debes de saber que recorrer 100km te puede salir por un coste de unos 0,07-0,08€ aproximadamente; esto supone un ahorro muy importante en comparación con lo que puedes gastar con el coche eléctrico, con el autobús/tranvía.

Además, la batería se ha situado en la zona trasera, haciendo que consiga un buen rendimiento y una buena estética, siendo complicado de poder diferenciarla de una bicicleta clásica.

Opinión del cliente

 

 Probablemente la bici más estética del mercado. Me enamoró por sus colores y me terminó de conquistar por su elevada autonomía.

 

Bicicleta de montaña moma (autonomía 80km)

 

 

La siguiente propuesta de la lista es esta bicicleta que también ha sido fabricada con material aluminio en distintas aleaciones, lo que le da resistencia y fiabilidad.

Su batería se ha construido como material base ion-litio, lo que le da una autonomía de hasta 80km, teniendo un tiempo de carga inferior a las 4 horas.

Una de las claves que diferencian a esta bicicleta eléctrica es que su peso no llega a los 250kg. Tiene un motor de 250W y hasta lleva una pantalla LCD desde la cual podemos controlar algunos datos como la distancia que hemos recorrido, la velocidad que llevamos, la capacidad que resta de la batería y otros datos de interés.

Una bicicleta eléctrica que marca la diferencia.

 

Opinión del cliente

 Lo que más me ha gustado sobre esta bicicleta eléctrica es lo poco que consume; además, se carga tan rápidamente que es perfecta para usarla en mi entrenamiento.

 

Última actualización: October 22, 2017 6:03 pm GMT

 

Bicicleta eléctrica de montaña profesional marca E-Totem

 

 

Esta bicicleta destaca por disponer de un cuadro de la talla 18’’ habiendo sido fabricada con material base de aluminio para conseguir el peso más ajustado posible. Lleva un motor que exprime la normativa que establece que la potencia máxima sea de250W.

Uno de los aspectos clave de esta bicicleta eléctrica es su sistema de frenado, que en este caso es hidráulico y lo consigue mediante discos situados en la rueda trasera y en la delantera. Además, nos da a elegir entre 10 velocidades diferentes.

Otra de sus claves es que dispone de una pantalla multifunción mediante la cuál se pueden controlar algunas funciones importantes como puede ser la distancia que hemso recorrido, la velocidad, o el tiempo de batería que queda.

Pesa tan solo 21kg y tiene colocada la batería en una zona clave para evitar molestias.

 

Opinión del usuario

 Ligera, económica y funcional… no buscaba otra cosa.

 

 

 

Bicicleta plegable eléctrica de la marca Moma

 

 

Si necesitas una bicicleta eléctrica, pero que sea plegable para poder adaptarse a todo tipo de condición de espacio, esta debería de ser tu mejor apuesta. Se trata de un tipo de bicicleta pensada para poder ser usada a nivel urbana, por lo que se convierte en la mejor opción de medio de transporte rápido.

Su motor es de 250W, cargándose en tan solo 4 horas.

Además, también cuenta con un acelerador que se puede regular, para poder ir incrementando la potencia según se desee.

Dispone de un cambio de marcha de hasta siete velocidades, algo con lo que la mayoría de los modelos de bicicletas eléctricas ni tan siquiera sueñan con poseer.

Completan el resto de características dela batería un peso que no pasa de los 18kg, autonomía para recorrer una distancia máxima de 80km y un diseño innovador que se encuentra integrado en las tendencias estéticas del momento.

 

Opinión del cliente

 

 Esta es la cuarta bicicleta eléctrica que me compro y reconozco que es la que mejor me ha funcionado; tiene toda una serie de velocidades que me ayudan a lograr el rendimiento que quiero a la hora de viajar a cualquier parte de la ciudad, incluso hasta fuera de ella.

 

 

Bicicleta eléctrica barata y plegable marca Miranda

 

 

Esta bicicleta plegable consigue una óptima relación entre su calidad y su precio; es cierto que su coste es algo elevado pero, teniendo en cuenta todas las opciones que nos ofrece, merece mucho la pena.

Su motor también es de 250W; pero este tiene una característica especial y es que ha sido diseñado con una tecnología muy silenciosa, perfecto para usar la bici con el sistema de propulsión sin que apenas se aprecie.

El peso total de la bicicleta es de 30kg, utilizando ciertas aleaciones de aluminio para lograr reducirlo lo máximo posible.

En cuanto a la potencia máxima que puede desplegar, puede alcanzar sin problemas los 25 km/H.

Para conseguir darnos visibilidad en todo momento, dispone de frenos con tecnología V-Brake.

Además, también dispone de una horquilla con suspensión en el eje delantero, lo que ayudará a conseguir una experiencia de lo más cómoda posible.

 

Opinión del cliente

 

 Buen precio, mejores prestaciones. Muchos amigos estaban esta bici y me la habían recomendado… pero lo cierto es que no me terminaba de fiar. Fue probarla y todas mis dudas quedaron disipadas.

 

 

Fitness House 01

 

Y terminamos con este modelo de bicicleta plegable barata con un motor muy potente capaz de llegar a los 250Wn. Su batería ha sido diseñada consiguiendo que llegue hasta a los 18km de autonomía, teniendo un tiempo de carga aproximado que se mueve entre las 6-8 horas.

En cuanto al peso, su estructura tan solo pesa 32kg, pudiendo llevar a usuarios que pesen un máximo de 110kg.

Entre el resto de sus características destacamos la presencia de un freno trasero de tambor y de zapata el delantero.

 

Opinión del cliente

 

Aunque es cierto que la marca no es demasiado conocida, aposte por ella y creo que no me he equivocado. Me ofrece todo lo que siempre he buscado en una bicicleta eléctrica.

 

 

Consejos de interés a la hora de comprar bicicletas eléctricas

 

  • Es importante analizar exactamente el tipo de uso que se le va a dar antes de ponernos a ver modelos. No elegiremos el mismo modelo si vamos a comprar una bicicleta eléctrica para usarla a nivel de ocio, urbano…
  • Elige un motor que nunca supere una potencia nominal de 250W; a mayores cantidades, más va a pesar y más va a consumir por lo que, si echamos cuentas, no nos saldrá muy rentable.
  • Debería de tener tanto frenos delanteros como traseros, además de un reflectante trasero y luz delantera. Así nos podremos identificar en el momento en el que estemos en la carretera.
  • La estructura de la bici, contando también con el peso del propio motor, no debería de superar jamás los 40kg de peso. De otra manera, moverla puede suponer toda una odisea… y no solo eso, si no que la estructura no será muy estable.
  • Entre los tipos de bicicletas eléctricas que hemos comentado anteriormente, es más recomendable que elijas aquellos que tan solo se accionen cuando estés pedaleando, y que se desconecten cuando el ciclista lo deje de hacer, o bien cuando haya pulsado el freno. Así solo conseguirá potencia cuando lo necesite, y evitará accidentes.

Si no tenemos mucho presupuesto, seguramente estemos buscando comprar una bicicleta eléctrica barata; en el mercado existen muchas opciones, pero es importante que no elijamos una de baja calidad porque, de lo contrario, nos vamos a arrepentir.